lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Por qué los escritores deberían estudiar matemáticas?

Por: Virginia Collera05/11/2012
Math-465 The New Yorker


Según David Foster Wallace las matemáticas eran "un arte que, como todos los demás, dependía de inspiración, valentía, trabajo, etc." Alexander Nazaryan está de acuerdo con él y lamenta que los escritores tengan tanto miedo a todo lo numérico. El periodista reivindica en The New Yorker el valor literario de las matemáticas y argumenta que éstas pueden ser muy útiles para todos aquellos que quieran escribir una buena novela... En Rusia las matemáticas aseguran que las mujeres empiezan a dominar la escena literaria y en el Reino Unido pronostican el fin de la era Cincuenta sombras: ha llegado la hora de Reflection in you de Sylvia Day.  

Las matemáticas son un territorio extraño para los escritores. "Pero los pocos que se atrevieron con las matemáticas avanzadas -Lewis Carroll, Thomas Pynchon, David Foster Wallace- demuestran una mayor inventiva a la hora de construir frases e historias", escribe Alexander Nazaryan en The New Yorker. Para él, la escritura de Ernest Hemingway es "algebraica por su precisión", y la de Foster Wallace se asemeja al cálculo cuántico, "una disciplina que pone a prueba la imaginación al pedirnos que conceptualicemos cosas que no podemos ver". Nazaryan no quiere decir que los escritores sean menos valientes que el resto de los mortales: el temor matemático está más que extendido. "La mayor parte de la gente tiene tanto miedo a las matemáticas que no tiene reparos en exagerar su propia estupidez", escribió el matemático G. H. Hardy en los años cuarenta en el ensayo A Mathematician’s Apology (literalmente, la disculpa de un matemático). Pero, según Nazaryan, es una lástima que los escritores de ficción no mejoren sus conocimientos matemáticos "porque la precisión matemática y la imaginación pueden ser un bálsamo para una literatura que lucha por escapar de la vaguedad". (vía The New Yorker)

No hay comentarios:

Publicar un comentario