domingo, 1 de diciembre de 2013

Plástica y Lectura

Este magnífico trabajo es una labor que se ha venido realizando desde el curso 2011-12 y que por fin ha visto la luz ; decora una de las paredes del edificio de biblioteca de nuestro centro. Los autores son alumnos del Taller de cerámica de 3º de eso y de 4º de Diversificación, ayudados y guiados su profesora de Plástica, Carmen Soriano. Algunos de estos alumnos son: Andrea Román Belfiore, Candela García Gil,Coral Fernández, Enrique Payán, Dulce Ulgar Lozano,Vanesa Moreno Bizcocho, Estéban Santos Gómez, Pedro J. Rodríguez Cardo, José Mª Martín Bou, Ayman Nasseur Foudalí, Alejandra Garrido Tortolero, Isabel Mª Estévez Layosa, Ana Rocío López Martín, Ana Mª Utrera Lama, Ángela Sánchez Ceferino, Ana Parra LLano,...
 Acompañan a las imágenes algunos fragmentos relacionados con ellas:

 Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén. (...)


  Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo. " (...)

En esto oyeron un gran ruido en el aposento, y que Don Quijote decía a voces: Tente ladrón malandrín, follón, que aquí te tengo y no te ha de valer tu cimitarra. Y parecía que daba grandes cuchilladas por las paredes, y dijo Sancho: No tienen que pararse a escuchar, sino entren a despedir la pelea o ayudar a mi amo; aunque ya no será menester, porque sin duda alguna el gigante está ya muerto y dando cuenta a Dios de su pasada y mala vida, que yo vi correr la sangre por el suelo, y la cabeza cortada y caída a un lado, que es tamaña como un gran cuero de vino. (...)

–La aventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubrieron treinta, o poco más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer, que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.

–¿Qué gigantes? –dijo Sancho Panza.
–Aquellos que allí ves –respondió su amo– de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. (...)

Parecióle a don Quijote que cualquiera cosa que replicase acerca de su seguridad sería poner en detrimento su valentía; y así, sin más altercar, subió sobre Clavileño y le tentó la clavija, que fácilmente se rodeaba; y, como no tenía estribos y le colgaban las piernas, no parecía sino figura de tapiz flamenco pintada o tejida en algún romano triunfo. De mal talante y poco a poco llegó a subir Sancho, y, acomodándose lo mejor que pudo en las ancas, las halló algo duras y no nada blandas (...)

 

 Y PARA TERMINAR ESTA EXPOSICIÓN, NOS DESPEDIMOS CON LAS ÚLTIMAS PALABRAS DE ESTE LIBRO UNIVERSAL:
(...) Señores vámonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño. Yo fui loco y ya soy cuerdo; fui don Quijote de la Mancha y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno. Pueda con vuestras mercedes mi arrepentimiento y mi verdad volverme a la estimación que de mí se tenía, y prosiga adelante el señor escribano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario